Relatos e Historias de Motivación. Y a tí, ¿se te movió la tierra?

A los once años Ángela sufrió una grave enfermedad que le afectó el sistema nervioso. No podía caminar y además tenía otras dificultades en sus movimientos. Los médicos no albergaban esperanzas de que llegara a recuperarse alguna vez y predijeron que pasaría el resto de sus días en una silla de ruedas. En su opinión, eran muy pocos, por no decir ninguno, los casos en que el paciente podía volver a la vida normal. Pero Ángela no se amilanó.
Inmovilizada en su lecho del hospital decía, a quien quisiera oírla, que ella estaba decidida a volver a caminar algún día.
La trasladaron a un hospital en el área de la Bahía de San Francisco especializado en rehabilitación, donde echaron mano de todas las terapias que era posible aplicar en su caso. Los terapeutas estaban fascinados por el espíritu de lucha de la niña. Le enseñaron una técnica de trabajo que se basa en imaginar los movimientos; algo que, aunque no obtuviera resultados, le daría al menos una cierta esperanza, además de ocupar su mente durante las largas horas que tenía que pasar despierta en la cama. Ángela se esforzaba todo lo que podía en las sesiones de terapia física, en la piscina y en los ejercicios que le prescribían, pero no menos empeño ponía en cumplir fielmente con las sesiones de trabajo mental en las que se imaginaba moviéndose, moviéndose... ¡moviéndose!
Un día, mientras ponía todo su empeño en imaginarse que sus piernas volvían a moverse, creyó que se estaba produciendo un milagro: ¡La cama se movió! ¡Empezó a moverse por la habitación!
—¡Mirad lo que estoy haciendo! —gritó Angela, entusiasmada—. ¡Mirad, mirad! ¡Me muevo, me muevo!
En ese momento, en el hospital, todo el mundo también gritaba y corría en busca de protección.
La gente vociferaba, las máquinas y los instrumentos se caían, los cristales se rompían. ¡Se estaba produciendo un terremoto en San Francisco! Pero no se lo digáis a Ángela, está convencida de que fue ella quien lo hizo. Ahora, pocos años después, ha vuelto a la escuela.
Camina sola, sin muletas ni silla de ruedas. Y, por cierto, alguien que es capaz de hacer temblar
la tierra desde San Francisco a Oakland puede superar una enfermedad tan tonta, ¿no?

Hanoch McCarty

1 comentario:

  1. Exelente mi buen amigo, muy bueno tu relato, en verdad te felicito por este hermoso trabajo que estas emprendiendo en este espacio, desde Venezuela mis mejores deseos para ti. Te recomiendo mi buen amigo que actives la aplicación "Seguidores" de Blogger, de esta manera es más fácil mantener el contacto. Un abrazo y mis mejores deseos para ti.

    ResponderEliminar